La Habana rinde homenaje al Apóstol

A los pies de la única escultura ecuestre levantada en la Isla a José Martí, Apóstol de la Independencia de Cuba, se dieron cita representantes de todas las generaciones de la Mayor de las Antillas para rendirle tributo a 126 años de su caída en Dos Ríos en pleno apogeo de la gesta de liberación que organizara hacia 1895.

Situada en el habanero parque 13 de marzo, en las afueras del emblemático Museo de la Revolución, dicha estatua, réplica de la que se levanta desde 1950 en el Parque Central de Nueva York, sirvió de testigo a los homenajes al también Héroe Nacional de Cuba en horas de la mañana de este 19 de mayo.

«En 1895 murió el ser humano, pero nació la leyenda que aún hoy continúa», expresó durante el encuentro Mario García, especialista en arte de la escuela primaria Manuel Ascunce Domenech, de La Habana Vieja, abriendo el acto donde se dieron cita, además, poetas y músicos de pueblo para llevar sus ofrendas al Maestro.

Los asistentes recordaron en especial las circunstancias de preparación de la catalogada por especialistas como Guerra Necesaria y que ocupara al Héroe desde 1894, fuera de Cuba, la cual sirvió de marco, un año después, para su caída en combate en un lugar conocido como Dos Ríos -actual provincia Granma- por la intersección en ese territorio de los nombrados Contramaestre y Cauto.

Vestido de negro sobre un caballo blanco, Martí devino así una diana fácil, apuntan historiadores, durante el fatídico suceso en el cual recibió tres disparos seguidos, siendo el segundo de ellos el que le desató una hemorragia interna, momento justo que representa la escultura de referencia.

Polémico evento que algunos han querido atribuir a un acto de desobediencia, mientras que los más estudiosos han interpretado como consecuencia de un profundo sentido del deber de un Martí, quien había sido ascendido apenas 15 días antes al grado de Mayor General, comentó asimismo Mario García durante su intervención.

Inspirador de la gesta libertaria orquestada en Cuba hacia la década del 50 de la pasada centuria, el Apóstol conoció unos cinco entierros a través de los años, hasta terminar en el Cementerio de Santa Ifigenia, en la oriental provincia Santiago de Cuba, durante el gobierno de Carlos Prío Socarrás en la etapa republicana.

Allí reposan actualmente sus restos muy cerca del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, quien lo declarara autor intelectual de la lucha encabezada por él y que desembocó en el triunfo de la Revolución cubana en 1959.

Los actos de recordación por la trascendente fecha prometen extenderse por toda la Isla este 19 de Mayo.

(Tomado de Tribuna de La Habana).

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias