Reabrió sus puertas el Parque Forestal de La Habana

El Parque Forestal de La Habana, conocido popularmente como «Parque de los dinosaurios», reabrió sus puertas el pasado 3 de octubre en su horario habitual de 10:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, de martes a domingo, cumpliendo estrictamente con los protocolos sanitarios establecidos para prevenir la propagación del coronavirus.

Cumpliendo con los protocolos sanitarios a la entrada del parque. Foto: Eduardo Douglas Pedroso

A la entrada del centro recreativo ubicado en la Avenida 26 y Ciclovías, justo al fondo del Hospital Clínico Quirúrgico Dr. Joaquín Albarrán, en el municipio de Plaza de la Revolución, se le toma la temperatura corporal a todos los visitantes y se higienizan sus manos con la solución clorada.

Foto: Eduardo Douglas Pedroso

En la visita realizada este viernes pudimos comprobar que se mantiene como principal atractivo una docena de réplicas animatrónicas de todas las especies de dinosaurios, los cuales realizan gestos y emiten sonidos para asombro y regocijo de los niños.

Foto: Eduardo Douglas Pedroso

Los menores pueden disfrutar además de los parquecitos de diversiones con todos sus equipos en funcionamiento y, a partir de este sábado, del servicio de paseo en bote por la lagunilla artificial.

El sector no estatal también está presente con ofertas lúdicas como los deslizadores inflables, las mallas para saltos y los carritos «todo terrenos».

Juguetes. Foto: Eduardo Douglas Pedroso

La propuesta de los cuentapropistas se completa con la venta de juguetes y otros artículos para los infantes, así como los servicios gastronómicos en las cafeterías arrendadas.

Los privados ofertan las confituras, alimentos ligeros y juguetes. Foto: Eduardo Douglas Pedroso

El director del parque, Cándido Rodríguez  Saab, explicó que debido a la situación económica del país los proveedores estatales han tenido dificultades para garantizar las confituras y algunos alimentos ligeros.

Foto: Eduardo Douglas Pedroso

Sin embargo, se mantiene activo el servicio de almuerzo en el Ranchón, que se reserva en la taquilla de entrada, con un menú compuesto por carne de cerdo, arroz congrí y viandas, acompañado con refresco gaseado.

Foto: Eduardo Douglas Pedroso

Al finalizar el recorrido pudimos apreciar que esa extensa instalación campestre, ideal para cumplir con el distanciamiento físico, conserva el esplendor que le otorgó la restauración y ampliación realizadas en el año 2019 para celebrar el aniversario 500 de La Habana.

Foto: Eduardo Douglas Pedroso

(Tomado de Tribuna de La Habana)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias