La Habana y las MIPYMES

Un importante papel tiene La Habana en el proceso de formación de micro, pequeñas y medianas empresas, iniciado con la aprobación por el Consejo de Estado, a inicios de agosto,del decreto-ley «Sobre las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas» (MIPYMES).

El documento indica que se entienden como MIPYMES aquellas unidades económicas con personalidad jurídica, que poseen dimensiones y características propias, y que tienen como objeto desarrollar la producción de bienes y la prestación de servicios que satisfagan necesidades de la sociedad.

Las MIPYMES pueden ser de propiedad estatal, privada o mixta y se clasifican tomando como referencia el indicador de número de personas ocupadas, incluidos los socios, micro empresa (de 1 a 10 personas ocupada), pequeña empresa (de 11 a 35 personas) y mediana empresa (entre 36 a 100 ocupados).

Regidas por lo establecido en la Constitución de la República, lo previsto en este Decreto-Ley, en sus normas complementarias, sus Estatutos sociales, reglamentos internos, los acuerdos que adopten sus órganos de dirección, control y administración y demás disposiciones jurídicas vigentes, en lo que le sean aplicables, cuentan con autonomía empresarial en el marco de la legislación y responden de sus obligaciones fiscales, crediticias, laborales, medioambientales, contractuales y cualquier otra que se derive del ordenamiento jurídico vigente con su patrimonio.

A su vez, como sujeto de derecho, contratan bienes y servicios con los demás sujetos reconocidos en la legislación vigente, en igualdad de condiciones y les son aplicables las disposiciones vigentes en la materia y tienen la obligación de rendir información estadística según se dispone en la legislación vigente.

MIPYMES en La Habana

Entre las primeras 35 MIPYMES, aprobadas el 29 de septiembre, 22 radican en la capital cubana, y se dedican a actividades como producción de alimentos (cultivo, procesamiento y comercialización de hortalizas, vegetales, frutas y carne); exportadores de actividades de programación informática, mantenimiento y reparación de vehículos, fabricación de productos de caucho, plástico, muebles, maquinaria agropecuaria y forestal, servicios de impresión y fabricación de equipos de medición, pruebas, navegación y control, entre otros.

En el segundo grupo, anunciado el 7 de octubre, fueron aprobadas 67 MIPYMES -66 privadas y una estatal-, de las cuales 39 son de La Habana, con mayor presencia de la programación informática, la producción de alimentos de la panificación y la repostería, reparación de vehículos, venta al por menor por correo e Internet de productos y servicios, excepto los prohibidos, y servicios gastronómicos.

El pasado día 13, se dio a conocer el tercer grupo, con 26 MIPYMES radicadas en la capital cubana, en actividades como reparación de ordenadores y equipos periféricos, fabricación de equipos de medición, prueba, navegación y control; programación informática, transportación de carga por carretera, producción de materiales de construcción, servicio de entrega a domicilio y diseño y gestión de servicio de plataforma de comercio electrónico.

En total, de las 162 micro, pequeñas y medianas empresas, 87 (53.7%), se encuentran en La Habana, seguida por Villa Clara, 10 (6.17%), Mayabeque, 9 (5.5%), Camagüey, 8 (4.93%) y Granma y Holguín, con 7 (4.32%).

Según reportes televisivos y mediante las redes sociales, algunas de las nuevas empresas, buena parte de las cuales parte de experiencia de trabajo por cuenta propia, ya han iniciado los procesos de escrituras notariales para hacer firme y legal su constitución.

(Tomado de Tribuna de La Habana)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias