Díaz-Canel: “En esta Cuba siempre será posible hasta lo imposible”

En esta Cuba siempre será posible hasta lo imposible, que cada obra sea un canto a la Patria y a la Revolución, con mirada crítica y autocrítica pero siempre comprometida, afirmó Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, al clausurar el VIII período ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El 2021 fue una gran escuela, precisó el mandatario, quien convocó a pensar y a actuar, a estar a la altura del pueblo y de sus líderes históricos; a trabajar con la mayor eficiencia, intensamente, pero sin agobio, con la inteligencia de los científicos, con la entrega consagrada del personal de la Salud, con el coraje y la disciplina de las instituciones armadas, con el optimismo y la fe de los campeones del deporte, con la osadía y creatividad de los jóvenes y con la pasión estremecedora de los artistas.

En presencia del General de Ejército Raúl Castro, Díaz-Canel reiteró que Cuba es un Estado Socialista de derecho y justicia social, organizado por todos y por el bien de todos, para el disfrute de la igualdad, equidad y bienestar colectivo, y volver a este concepto permite comprender las esencias del proceso revolucionario.

Señaló que el VIII período ordinario de sesiones concluyó en una fecha de gran significación: el Día del Educador y del aniversario 60 de la Campaña de Alfabetización, cuando el país se mantiene en la vanguardia de la Educación y la Ciencia en varias materias.

Por ello el mandatario transmitió felicitaciones a los maestros y maestras de varias generaciones.

Al destacar la riqueza e intensidad de los análisis de estos días y los informes de rendición de cuentas, expresó que luego de varias sesiones a distancia fue posible reunirse de manera presencial gracias a la disciplina y la consagración.

Díaz-Canel expresó que en Cuba, la real, y no la construida con etiquetas por los que pretenden difamar a la Revolución, todos están obligados a cumplir con la Constitución .

Dijo que este país, al que tratan de doblegar, es el que crea, ama y funda, que estuvo presente en varias partes del mundo llevando enseñanza y salud, ofreciendo su solidaridad y demostrando que sólo el amor engendra la maravilla.

Este gobierno tiene tres vacunas contra la COVID-19, señaló el Primer Secretario del Partido Comunista, y es el primero que empezó a inmunizar ante esa enfermedad a niñas, niños y adolescentes de dos a 18 años de edad, recordó.

Añadió que en la nación caribeña la Salud Pública no es mercancía, sino un derecho de todos, y se trabaja cada día para continuar perfeccionando nuestra democracia.

El jefe de Estado reconoció que la economía cubana ha transitado por un período excepcional, marcado por el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos y por la pandemia, el déficit de ofertas y la inflación, elementos que afectan cualquier avance.

Este ha sido un año también de profundas transformaciones, con la aprobación de medidas para el fortalecimiento de la empresa estatal socialista, el incremento de las producciones agropecuarias, el perfeccionamiento de los actores económicos, así como la creación del sistema de gestión de gobierno basado en la ciencia y la innovación, y las transformaciones en los barrios, puntualizó.

Insistió en que se estima al cierre del año comience gradualmente la recuperación económica del país, y ahora urge resolver los problemas que se presentan en las empresas estatales con pérdidas, corregir las desviaciones de la dolarización parcial que no se ajustan a su diseño, y concentrar el esfuerzo principal en el incremento de las ofertas de bienes y servicios a la población, principalmente de alimentos y medicamentos.

Insistió en que es fundamental corregir las distorsiones entre las entidades estatales y el sector no estatal, dando continuidad al perfeccionamiento del comercio interior y a mayores competencias a los municipios, para que desde el desarrollo territorial se aporte al presupuesto, se garanticen los ingresos previstos y se potencie el ahorro.

En cuanto a la inflación Díaz-Canel explicó que esto no constituye un problema exclusivo de Cuba, y es consecuencia de un desequilibrio entre la producción y la demanda, que se acrecienta por el cerco económico y la pandemia.

Dichos fenómenos, agregó, han provocado subida de precios y una pérdida del valor del dinero; sin embargo, hemos logrado mantener estables los costos de productos y servicios como el agua, la electricidad y los medicamentos, algo que no ocurre en otras partes del mundo, donde se aplican terapias de choque.

El ordenamiento no es la única causa de este escenario, puntualizó, existe déficit de ofertas porque no producimos suficiente y porque ha habido incremento en los costos de los fletes que hacen llegar recursos al país, entre otros aspectos, sentenció el Presidente de la República.

Acorde con esto, prosiguió, uno de nuestros principales objetivos es avanzar en la recuperación del valor del peso cubano y en esa dirección se adoptan decisiones que se estarán evaluando muy de cerca.

El mandatario reconoció al municipio como escenario decisivo para el avance del país, pues es donde se ejecutan los presupuestos y donde primero debe fortalecerse el Poder Popular, agregó.

Entre las cuestiones más complejas de este año mencionó lo vinculado a la generación eléctrica, pues por no haber ejecutado oportunamente los mantenimientos, entre otras causas, se produjeron desagradables apagones.

Díaz-Canel comentó que la pandemia no nos ha conducido a un mundo más humilde y austero, y en un contexto convulso cuando el egoísmo, la concentración de las riquezas, la desigualdad son características visibles y cada vez más peligrosas, se desarrolla Cuba y su política internacional.

Seguiremos promoviendo la integración de la región y la salvaguarda de la proclama de América Latina como Zona de Paz, porque somos un país de paz, con vínculos de amistad con numerosos países del planeta, aseguró.

Resaltó que estudiantes de varias naciones estudian en Cuba y colaboradores cubanos brindan asistencia médica en diferentes latitudes, y eso nos acerca a otros pueblos.

Destacó que en los últimos meses se han recibido múltiples muestras de solidaridad y de respeto por el aporte del pueblo de la Isla a los más necesitados, de rechazo al bloqueo, y de apoyo a nuestra capacidad de levantarnos.

Agradecemos la campaña de cubanos residentes en el exterior y de otros que se pronuncian en contra de la política hostil de la administración estadounidense, y reiteramos la invariable decisión de continuar fortaleciendo y diversificando las relaciones con nuestros connacionales en el exterior, subrayó el jefe de Estado.

Sobre la inversión extranjera expresó que el gobierno cubano conoce la existencia de limitaciones internas que la afectan y resolverlas es una de las misiones.

Es necesario retomar el legado del líder de la Revolución Raúl Castro y despojarnos de prejuicios y temores sobre la inversión foránea, señaló seguidamente.

Díaz-Canel afirmó que es imprescindible seguir avanzando en la sustitución efectiva de las importaciones; en ese sentido las medidas aprobadas para continuar estimulando las exportaciones nos permiten avizorar resultados positivos en esta actividad, acotó.

Por otra parte, destacó que de acuerdo con el intenso cronograma legislativo se aprobaron tres importantes leyes en esta sesión ordinaria del Parlamento, y asimismo, rindieron cuenta el Primer Ministro Manuel Marrero, y el gobierno provincial de Sancti Spíritus, en coherencia con nuestra democracia socialista.

Hizo una mención aparte al Proyecto de Código de las Familias, que se someterá a consulta popular de febrero a abril próximo, para continuar enriqueciéndose con el aporte de todos, pues el interés es lograr una disposición legal atemperada a estos tiempos, que refleje la realidad sociocultural y las distintas problemáticas presentes en la cotidianidad.

Su contenido es una expresión más de la sensibilidad que caracteriza y define a la Revolución cubana, señaló, enaltece la dignidad humana como valor supremo que sustenta el reconocimiento y ejercicio de los derechos y deberes refrendados en la Carta Magna, no impone modelos ni tipos de familias y es una norma con profundas raíces científicas.

Sin dudas, estamos ante un texto que proyecta el presente y el futuro de la sociedad que somos y en cuyas esencias late el espíritu sensible y humano y profundamente revolucionario de una mujer de vanguardia como Vilma Espín, quien junto a Raúl y Fidel, cada uno desde sus respectivas responsabilidades, impulsó la comprensión y el avance de las leyes de familias.

Ante la proximidad de las festividades de fin de año y el aniversario 63 de la Revolución el mandatario dijo que ya soplan aires de fiesta y es justo y necesario celebrar, pero sin olvidar el aprendizaje de los 365 días anteriores con la pandemia de la COVID-19.

Díaz-Canel reafirmó la necesidad de cerrar esquemas de vacunación y aplicar las dosis de refuerzo, así como de mantener fuertes medidas de prevención epidemiológica.

Agregó que los científicos estudian nuevas cepas como la Ómicron y sería un error pensar que los nuevos números respecto a la pandemia van a durar para siempre sino se cumple con las medidas.

Que el exceso de confianza no nos robe la alegría del año que viene, remarcó.

Por el año vencido y por el que nos disponemos a vencer.¡Felicidades a Cuba!, concluyó el mandatario.

(Tomado de ACN).

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias