Presidente de Cuba debate con expertos sobre dinámica de población

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, debatió este lunes con miembros de la Academia de Ciencias sobre los retos que impone el envejecimiento y otras dinámicas de la población en el país.

Se trata de un tema de sistematicidad, integralidad, urgencia y prioridad, consideró el mandatario en un análisis del fenómeno frente a los actuales avances como la informatización de la sociedad y la transformación digital.

En el encuentro también se analizaron otros retos resultados de la pandemia de la COVID-19 y sus secuelas a corto, mediano y largo plazo, especialmente en edades avanzadas.

El jefe de Estado propuso analizar el tema en una reunión conjunta del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista y el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

«El envejecimiento en Cuba es una conquista, resultado de lo que ha hecho la Revolución en todos los ámbitos, empezando por la salud, pese a ser un país pobre y bloqueado por más de 60 años», añadió.

Sobre esta dinámica, el doctor en Ciencias Juan de Jesús Llibre recordó que Cuba enfrenta un envejecimiento demográfico sin precedentes.

El también director del Centro de Estudios de Alzheimer, calificó esta tendencia como una transición demográfica muy avanzada que determina a su vez una transición epidemiológica o de salud, con sus respectivos impactos sociales, económicos y salubristas, entre otros.

Por su parte, Antonio Aja, experto del Centro de Estudios Demográficos de La Universidad de La Habana, mencionó entre los factores de este fenómeno la natalidad, la mortalidad y las migraciones en la nación.

La población cubana envejece y decrece, pero el bajo nivel de reemplazo de la población viene desde los años 20-30 del pasado siglo, un proceso acumulativo, detalló.

Con la Revolución, la mortalidad se redujo de forma drástica y se incrementó bastante la expectativa de vida, reconoció.

Al respecto, Mitchell Valdés-Sosa, director general del Centro de Neurociencias, comentó que el envejecimiento de la población cubana exige respuestas científico-industriales.

En ese sentido recordó la cartera de productos de diagnósticos y terapias no farmacológicas que dispone el grupo BioCubaFarma para atender las enfermedades neurodegenerativas, concomitantes al envejecimiento.

(Tomado de Prensa Latina).

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias