Apuesta BioCen por mayor soberanía con novedosos productos

El Centro Nacional de Biopreparados (BioCen) prevé este año registrar un nuevo medio de transporte para el diagnóstico molecular, denominado TAN (transporte de ácidos nucleicos), luego de la obtención de dos medios para la recolección y traslado de muestras sospechosas de contener el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.

Con el BTV (medio de transporte para virus) y el BTU (medio de transporte universal), se mantuvo el trabajo ininterrumpido del sistema de vigilancia epidemiológica en Cuba de COVID-19, al posibilitar la adecuada preservación de las muestras hasta su procesamiento.

El doctor en Ciencias Alexis Labrada Rosado, director de Investigación y Desarrollo de la institución, señaló a la prensa nacional que el TAN inactiva el virus SARS-CoV-2 y el del Zika, y se prevé que su uso contribuya a reforzar el diagnóstico en el Programa de Atención Materno Infantil.

Según explicó, tiene la ventaja de que el tiempo de conservación del material genético del virus es mayor y no requiere cadena de frío, además de que al inactivar el patógeno disminuye el riesgo de infección del personal médico que manipula las muestras.

Para aprovechar las capacidades en los laboratorios de biología molecular, BioCen evalúa, en colaboración con el Centro de InmunoEnsayo, el uso de estos medios de transporte para la detección de otras infecciones por pruebas de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), como el virus del papiloma humano, detalló Labrada Rosado.

También el centro participa en proyectos de nanotecnología en colaboración con el Centro de Estudios Avanzados, mediante el empleo de medios de cultivo con arcillas nanoestructuradas, lo cual ofrece beneficios en cuanto a rapidez en el diagnóstico.

El especialista adelantó que de igual forma trabajan en la producción de medios de cultivo deshidratados para vitroplantas, con el propósito de favorecer la producción agroalimentaria.

Labrada Rosado dijo que BioCen, institución próxima a su aniversario 30, cuenta con la única planta en el país de medios de cultivo para uso microbiológico, y con el propósito de sustituir importaciones y ganar en soberanía han desarrollado alrededor de 130 productos para el diagnóstico en los laboratorios de hospitales, la industria biofarmacéutica, en los procesos de control de la calidad de aguas y alimentos y en la biotecnología vegetal.

Otra de las novedades del centro y que acerca aún más sus producciones a los estándares internacionales, es una máquina de llenado de tubos plásticos con capacidad para dos mil unidades por hora, adquirida a través de colaboración internacional en un proyecto auspiciado por la Organización Panamericana de la Salud y financiado por la Unión Europea.

El director de Investigación y Desarrollo puntualizó que gracias a esa tecnología desarrollan medios de cultivos líquidos listos para el uso y los productos que fabricaban en viales de vidrio ahora los trasladan a esa plataforma tecnología, con la que se garantizan las necesidades nacionales y puede aportar a las exportaciones.

(Tomado de ACN)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias