Empeño en Cuba para extinguir incendio de grandes proporciones

Mientras los bomberos se abren paso entre los focos del incendio en la base de supertanqueros de esta ciudad, para su extinción definitiva, las autoridades se preparan para evaluar los daños y buscar a los desaparecidos.

Desde el aire, el mar y la tierra fuerzas especializadas de la isla, México y Venezuela emplean medios técnicos de gran caudal y alta precisión para extinguir los pequeños focos que persisten, fundamentalmente en dos, de los cuatro tanques que colapsaron por el calor de las llamas.

La temperatura en el lugar aún es alta pero expertos consideran que es irreversible la extinción del siniestro, lo cual puede tardar todavía algunas jornadas dada la magnitud del evento.

El primer ministro Manuel Marrero escribió la víspera en Twitter que el gobierno inició la evaluación de los daños para planificar la recuperación.

La base de supertanqueros es un objetivo estratégico en el almacenamiento y distribución de combustibles en el país por su capacidad de almacenamiento (400 mil litros) y la cercanía a instalaciones como las termoeléctricas Antonio Guiteras (Matanzas) y Ernesto Guevara (Santa Cruz del Norte). También está listo el equipo que emprenderá la búsqueda de desaparecidos, el cual está integrado por médicos forenses y antropólogos, de acuerdo con una información ofrecida por el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal.

Como consecuencia del siniestro se reportaron más de un centenar de lesionados y un fallecido, mientras una veintena permanecen recibiendo atenciones en instituciones hospitalarias.

El humo, ahora de color grisáceo, es perceptible aún en esta ciudad, aunque disminuyeron la altitud y dimensión de la columna que hace llegar a la atmósfera partículas y gases tóxicos.

Las autoridades sanitarias y ambientales recomiendan a la población usar mascarilla y protegerse de la lluvia, aunque advierten que no se reporta un incremento de enfermedades respiratorias que lleven a pensar que la población está siendo afectada por un fenómeno de contaminación.

El pasado viernes 5 de agosto el impacto de un rayo en el tanque 51 de la terminal de supertanqueros de Matanzas provocó un incendio que se propagó a los cuatro reservorios de combustibles de una de sus baterías, lo cual provocó un desastre sin precedentes en la isla.

(Tomado de Prensa Latina)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias