Movimientos seculares del terreno, peligro a tener en cuenta

A diferencia de terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis, que ocurren de manera súbita y por la liberación de la energía interna de la Tierra en breve espacio de tiempo, otros eventos naturales se generan lenta y acumulativamente, durante decenas y miles de años.

Entre aquellos, el Doctor en Ciencias y Académico Manuel Iturralde Vinent, uno de los especialistas cubanos más nombrados en cuestiones geológicas, menciona a los movimientos seculares del terreno.

Señala que tienen lugar a velocidades medidas en milímetros por año, con el tiempo provocan cambios en el relieve y afectan a edificios, costas y cursos de los ríos.

En consecuencia, Iturralde Vinent (Cienfuegos, 10 de julio de 1946) autor entre otros textos de Aventuras en las cavernas de Cuba y de Compendio sobre Geología de Cuba y el Caribe, aconseja que antes de construir se consulte a un especialista o a varios, si es posible.

La recomendación permitirá al interesado colocar los cimientos afirmados en roca dura, evitar los suelos húmedos, arenosos y arcillosos, y asegurarse de que no está construyendo sobre una caverna, en bien de la integridad propia y de sus allegados.

Lo impondrá de la importancia de colocar la vivienda fuera de las cañadas y cauces secos, y bien distantes de las pendientes muy fuertes y acantilados costeros.

Con una serie de folletos titulados Protege a tu familia…, el autor alerta sobre los derrumbes y deslizamientos, a los cuales califica –junto a las caídas de bloques, flujo de suelo y otros procesos- de “fenómenos naturales que transforman el paisaje, mediante el desplazamiento de volúmenes de rocas y suelos”.

Son propios, dice, de las regiones montañosas, costas acantiladas, caminos de montaña, minas y canteras.

Como ejemplo de lo anterior, en el material gráfico que acompaña este texto, se incluye el gran deslizamiento en un tramo de la carretera Guantánamo-Carolina-Palenque, en el montañoso municipio de Yateras.

La génesis del accidente fue “la conjunción de factores geológicos y topográficos, según expertos que analizaron el hecho, ocurrido el 5 de noviembre de 2006, el cual alcanzó una profundidad de ocho metros cuadrados y medio del importante vial.

Ese hecho arroja claridad sobre la fuerza y peligrosidad de esos eventos “transformadores del paisaje”, en contubernio con cantidades de rocas y suelos dignas de mejor causa.

Otro corolario se desprende de la lectura de “Protege a tu familia de”:

“Aunque posea la más segura vivienda, no se descuide si vive en un territorio con peligrosidad de derrumbes, deslizamientos u otro fenómeno similar. Y lo que es mucho más importante: ¡Prepárese!”.

Prevenir es la única manera de evitar desastres.

0-05-movimientos-seculares-2.jpg
0-05-movimientos-seculares-3.jpg
0-05-movimientos-seculares-4.jpg

(Tomado de ACN)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias