Artistas y creadores en los barrios de La Habana

Llegaron una vez más a beber de la raíz, a compartir con el pueblo en los barrios. Son reconocidos creadores integrantes de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), encabezados por su Presidente Luis Morlote Rivas, quienes conocieron de las transformaciones en la comunidad Libertad, de Arroyo Arenas, en el municipio capitalino de La Lisa.

En la casona que antes sirvió de lugar de descanso del tirano Fulgencio Batista, y ahora es Villa Libetad, centro cultural del barrio, fueron recibidos por Roilán Rodríguez Barbán, miembro del Buró Provincial del Partido, Tatiana Viera Hernández, coordinadora de peogramas del Gobierno y las autoridades municipales.

Conocieron de los beneficios a más de mil 800 habitantes, que ahora disponen de un una unidad que sirve de poliservicio y donde tienen bodega, mercado de viandas, tienda TRD, farmacia, cafetería y consultorio médico. Además construyeron un bello parque de diversiones para niños en un solar rodeado de palmas, donde anteriormente pastoreaban ovinos.

Yoanel Acosta Morales, Presidente del Poder Popular en La Lisa y el intendente Ramón Alejandro Torres Rosa, informaron que realizaron viales, aceras y les transforman las viviendas, para lograr mejores condiciones de habitabilidad, a 12 familias albergadas, además de instalar cabinas telefónicas.

Así también atienden a personas vulnerables y les garantizan puestos laborales o para estudiar a los desvinculados. Lo mismo que ocurre aquí, sucede en 12 comunidades de La Lisa.

La gente humilde llamaba a sus artistas para hacerse fotos, les mostraban sus casas y reían con la felicidad que aporta la obra común.

En el barrio La Concepción, de La Lisa a los integrantes de la UNEAC los recibió el creador Saulo Serrano Serrano, quien está al frente de un taller de artes plásticas que se integra a un enorme polideportivo.

Cuentan que antes aquí hubo un taller para reparar motos, pero ahora es el motor una la comunidad, donde rehabilitaron integramente la escuela, el mercado, e hicieron un comedor para el Sistema de Atención a las Familias, en el cual prestan servicio a personas vulnerables.

El trovador Eduardo Sosa dijo en entrevista exclusiva, que satisface salir del centro se la ciudad y apreciar cómo crecen estos lugares, en medio de serias limitaciones económicas del país.

Agregó que es imprescindible atender y fomentar la espiritualidad de la gente, porque el arte abre espacios y cultiva sentimientos donde otros no pueden llegar.

«Hay que dejar que la gente sueñe», decía el trovador Silvio Rodríguez en el documental que le presentaron a los artistas cubanos para hacer recuento de cómo surgió el Centro Tecnológico Cultural La Corbata, del municipio de Playa.

Fotos: Ricardo Gómez

Luis Antonio Torres Iribar, Primer Secretario del Partido en la capital y Reinaldo García Zapata, se unieron allí a los creadores en lo que antes fueron las ruinas de la casona del mayoral de una hacienda caferalera, y hoy deviene espacio para el desarrollo intelectual y el esparcimiento.

Iribar recordó la epopeya del pueblo para transformar la ciudad en ocho meses, luego del paso del tornado y en medio de las celebraciones por el aniversario 500 de la villa.

Explicó que entre importantes obras sociales y económicas, siempre priorizaron el rescate o formación de centros artísticos y recreativos.

Señaló que en La Guinera iniciaron la contienda por la transformación de barrios vulberables, que hoy abarca 129 comunidades, con mejoras sustanciales en asuntos vitales como el agua, electricidad, viales, telefonía, los servicios.

Ponderó la labor de trabajadores sociales y organizaciones de masas para proteger a personas vulnerables y aseguró que la cultura está en el centro de todo.

«Si hay cultura, hay transformación», puntualizó, y significó el valor del recorrido hecho en esta jornada por artistas e intelectuales.

Resaltó el valor del trabajo de las autoridades municipales, como ocurrió en La Corbata y otros sitios donde los empeños son enormes, esfuerzo que el pueblo agradece con sus abrazos.

Antes, Luis Morlote, Presidente de la UNEAC, manifestó su gratitud por mostrarles los avances en varias esferas y se comprometió a donar textos a las bibliotecas y librerías visitadas.

César Hernández González, primer secretario del Partido en Playa, mostró cómo rescataron de las ruinas el Centro Tecnológico Cultural La Corbata, en menos de un año.

Ahora allí acuden niños, jóvenes, mujeres y hombres, a talleres de danza, pintura, canto, a los servicios gastronómicos, en el primer barrio al cual llevó Silvio Rodríguez su gira para dar la posibilidad de soñar a la gente.

Obra común que Torres Iribar  confesó que es fruto del respeto, la unidad y el amor.

(Tomado de Tribuna de La Habana).

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

I+D+I = BioCubaFarma

Pareciera una ecuación matemática, pero la suma de la Investigación, el Desarrollo y la Innovación

Compartir en redes