Día de la Cultura Cubana: el origen

Este 20 de octubre hace 154 años atrás se escuchó por primera vez en público el Himno de Bayamo, una especie de Marsellesa tropical que con el tiempo se convirtió en el Himno Nacional de nuestra nación cubana y en un símbolo de la gestación del espíritu rebelde que nos ha acompañado a través del tiempo.

En sus letras, su autor Perucho Figueredo, derrochó el sentimiento de amor a la patria y convocó a los cubanos, representados en ese momento por los indómitos bayameses, a conquistar la independencia con el filo del machete a riego de sus propias vidas, en un acto insólito y heroico que marcaría nuestra identidad y haría temblar en los años venideros a colonizadores, esclavistas, gobiernos corruptos, y dictaduras de turno.

“Para que lo entonen todos los labios y lo guarden todos los hogares, para que corran de pena y amor las lágrimas de los que oyeron en el combate sublime, por primera vez, para que espoleen la sangre en las venas juveniles, el himno cuyos acordes, en la hora más bella y solemne de nuestra Patria, se alzó el decoro dormido en el pecho de los hombres”, escribiría tiempo después nuestro héroe nacional José Martí con su fértil y poética prosa.

Quizás los cubanos reunidos ese día alrededor del patriota después de liberar la ciudad, jamás imaginaron la trascendencia de ese momento histórico y el impacto que tendría en el futuro lo que estaban escuchando.
Tal vez tampoco lo supo el músico José Antonio Rodríguez Ferrer cuando armonizó y orquestó la partitura, y compuso la introducción instrumental para recibir a finales de 1898 en Guanabacoa al primer contingente de combatientes del ejército mambí.

Pero lo cierto es que este solemne e inspirador himno nos ha acompañado en el tiempo en medio de batallas y ha sido testigo de momentos de grandes alegrías y tristezas de nuestra historia.

Hace más de 40 años el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros declaró esta fecha como Día de la Cultura Cubana, al considerar, que por la composición de sus versos redentores y patrióticos y sus acordes motivadores, eran un símbolo de nuestra cultura nacional.

(Tomado de Tribuna de La Habana).

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias