Agricultores sí, y la alerta futura también

Por lo compacto en sus filas de los tres renglones de juego (bateo, picheo y defensa), Agricultores, mezcla de jugadores de las provincias de Granma y Las Tunas fue, de principio a fin, el dominador de la Primera Liga Élite Cubana de Béisbol, decidida en el séptimo juego, 7-6, ante el combativo Portuarios gracias al jit de oro del antesalista Osvaldo Abreu.

Este grupo tuvo en el banquillo al avezado mentor Carlos Martí, quien en una misma temporada beisbolera se alzó con dos coronas. Primero, venció en la XLI Serie Nacional al mando de sus Alazanes de Granma y ahora se acaba de empinar en la Liga Élite, para mantener su invicto con el sexto triunfo como mánager cada vez que ha discutido una gran final.

Pero hay más. El abolengo de Agricultores propició una hazaña inédita, pues nunca antes, en una final de siete partidos -hay que ganar cuatro-, un equipo había logrado imponerse viniendo de abajo 1-3.

Cuando Portuarios les abrió con dos victorias sucesivas como visitantes en el estadio bayamés Mártires de Barbados, los discípulos de Martí nunca se mostraron desatinados, sino todo lo contrario, sus categóricas declaraciones venían cargadas de optimismo y confianza en esa poderosa tanda de sluggers encabezadas por los hermanos Alarcón (Yordanis y Yosvani), junto al polivalente Rafael Viñales, quien se desempeñó como receptor, jardinero izquierdo y primera base.

En cuanto a Portuarios, unión de jugadores de Industriales y Mayabeque, devino salvación del espectáculo cuando los alumnos del estratega mayabequense Michael González comenzaron a levantar boga, pues marchaban en último lugar en la etapa clasificatoria y con los peores dígitos en los tres renglones del juego.

Con jugadores poco mediáticos, se convirtieron en una fusión de combatividad y de esa intuición deportiva de que sí se puede si se mejoran las acciones. Lograron salir airosos en 15 de los últimos 20 partidos, para cerrar en el tercer escaño e imponerse al favorito Centrales en la fase semifinal.

Contra Agricultores, que los superaba en todos los aspectos -fundamentalmente en ese vital que es producir carreras con jonrones-, nunca desmayaron. Y parecía que sí podían. Pero sus jugadores claves mermaron su rendimiento en los partidos finales y la defensa falló en demasía.

Fue un interesante play off que cerró con un récord de 114 carreras anotadas entre dos equipos en la disputa de un cetro en postemporada. Con algún que otro refuerzo, especialmente en su picheo, Agricultores será el representante cubano en la Serie del Caribe, con sede en Caracas del 2 al 11 de febrero.

De manera general, la idea de crearse esta Liga Élite Cubana de Béisbol generó buenas vibras. Se reunirían en seis equipos los mejores jugadores que van quedando en el país y el espectáculo podría recoger buen fruto.

Pero no fue así y hay que saber utilizar este primer certamen -que, sin dudas, debe quedarse-, como «laboratorio» para encaminar con mayores atributos la segunda edición, prevista para iniciarse en octubre de este año.

La afición se queja de los nombres y de las provincias que fueron incluidas en cada uno de los seis equipos. El criterio (casi) total es que no se defiende una bandera específica. Además, hay que precisar muchos detalles organizativos. Y eso es tarea de la Federación Cubana de Béisbol.

Entonces, las palmas para el campeón Agricultores y el combativo Portuarios, que no dieron ni pidieron tregua. Y la alerta también a todos los que intervienen en un certamen de esta índole para mejorar en futuras ediciones.

(Tomado de ACN)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias