regresar

Cuba: La posible sumatoria de consensos y talentos

  • Nacionales
  • Noticias
  • Sociedad

Dos universos cardinales, que apuntan directamente al bienestar en Cuba, fueron los escenarios, en la mañana de este viernes, donde volvieron a dialogar el pueblo y los ocho candidatos a diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, por el municipio de Santa Clara, entre quienes se encuentra el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

El primer escenario fue la Empresa de Mantenimiento a Grupos Electrógenos; y el segundo encuentro tuvo lugar con trabajadores del sector no estatal.

“Aquí hay mucha moral”, dijo Díaz-Canel a las mujeres y hombres a los que agradeció de corazón por el primer intercambio. Y afirmó: “Yo creo que a los trabajadores electroenergéticos de nuestro país, a ustedes en particular, hay que respetarlos y hay que admirarlos mucho por todo lo que han estado haciendo en estos tiempos tan complejos. Por lo tanto para nosotros es significativo que el día de hoy, en estos encuentros, haya empezado precisamente con ustedes que sabemos que están en una de las primeras trincheras y en una de las líneas más complejas del trabajo en nuestro país”.

Ese sector –reflexionó el mandatario- ha sido uno de los más golpeados en los últimos tres años. Y a propósito de quienes por enorme desconocimiento han criticado el desempeño de los que conforman ese universo clave para el país, recordó que “las plantas termoeléctricas nuestras funcionan con crudo cubano; pero ellas, como todos conocemos, no tienen la capacidad para generar toda la electricidad que se está demandando hoy por el país; por lo tanto una parte importante de la generación es esta de ustedes, la de los grupos electrógenos, con Fuel y con Diésel”.

Díaz-Canel enfatizó que el Fuel Oil y el Diésel “nosotros los tenemos que comprar”, y que hay una “persecución al combustible, a los suministros energéticos del país, y eso sí nos afecta”.

Los apagones que han estado golpeando la vida de los cubanos por estos días, explicó el dignatario, no solo son debido a roturas, sino que también están relacionados con que “no hemos tenido el combustible para alimentar a los Grupos Diésel y prácticamente estábamos trabajando con una reserva”.

El Presidente cubano hizo alusión, además, a las complicaciones financieras derivadas del recrudecido bloqueo; y denunció que la Isla, inmersa en importantes inversiones para contar con grupos fotovoltaicos, ha sufrido el cierre de muchos créditos, o ha vivido cómo “créditos que estaban en negociación no se han podido concretar precisamente por la inclusión de Cuba en la lista de países terroristas”.

Por lo anterior, y por otros argumentos compartidos con las obreras y los obreros, Díaz-Canel Bermúdez afirmó que es una falsedad presentar al sector como descapitalizado o marcado por la incapacidad.

“Nosotros, dijo, conocemos el talento que hay en este sector, y cómo los ingenieros, los técnicos, los operadores, el personal, la fuerza de trabajo calificada que hay en este sector –que es uno de los que tiene fuerza de trabajo calificada en mayor dimensión en nuestro país-trabaja; cómo han logrado mantener estas plantas en medio de esas situaciones, cómo todos los días se incorporan más de 300 MW de grupos que ya debían entrar en mantenimiento, y cómo esas cosas se van logrando precisamente con el talento de ustedes”.

Con los trabajadores del sector no estatal

“Este encuentro lo que demuestra es, una vez más, que este es un sector que es reconocido en el proyecto del modelo económico social del país”, valoró el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista ante las mujeres y hombres que trabajan en el sector no estatal y que extendieron al Jefe de Estado, y a los otros siete candidatos a diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, ideas nacidas de la sinceridad y del compromiso con Cuba.

Las palabras del Jefe de Estado tenían como eje conceptual hacer hincapié en el valor de la unidad. Por eso el mandatario abogó por eliminar el prejuicio en cualquier sentido, “porque nosotros lo que estamos defendiendo es un sistema de actores económicos en el país, donde cada uno de esos actores se complementan y tienen sus funciones particulares”.

“Entre todos tenemos que echar a andar el país”, dijo, para “que este país crezca, produzca; para que este país cada vez tenga que importar menos; y que nosotros tengamos más ofertas de bienes y servicios de calidad a la población; para que llegue más rápido que tarde la necesaria prosperidad que se merece el pueblo cubano”.

Por lo anterior habló también de “seguir fortaleciendo las alianzas, donde tenemos que mantener un debate constante, que nos permite ir rectificando, ir ajustando todo un grupo de normativas, de regulaciones, de oportunidades, no para limitar sino para desarrollarnos, pero siempre en un marco legal, en un marco de participación, de responsabilidad con la población y con el proceso de construcción del socialismo en Cuba”.

Díaz-Canel enunció a los trabajadores del sector no estatal que él siempre defiende que en Cuba “somos un grupo de actores económicos; somos un solo sistema empresarial”. Y reflexionó seguidamente -a propósito de que algunos a veces creen que existen privilegios con las empresas estatales- que hay funciones u objetos económicos, de compromiso con la población, que no pueden ser asumidos con otros tipos de actores económicos que no sean las empresas estatales.

En tal sentido ejemplificó que para comprar combustible en Cuba, para todo el país, para todas las actividades económicas, “hay que hacerlo estatalmente; y tiene que haber empresas estatales que nosotros prioricemos” cuando haya un poco de divisas, como ahora.

“Lo que tenemos que ver es lo que cada uno aporta, y cuáles son las misiones que tienen cada uno y cómo cada uno participa en la sociedad”, subrayó el mandatario.

Los actores económicos, y el valor de todos

En un retrato del escenario nacional y sus actores económicos, el Jefe de Estado mencionó a la empresa estatal con sus encargos de grandes dimensiones para la población; e hizo referencia a las cooperativas: “Recuerden que ahora hay nuevos actores económicos, pero hace tiempo nosotros teníamos un sector cooperativo y un sector privado en la agricultura, en la producción de alimentos, que producen una parte importante de los alimentos de la población y que tiene que producir más”.

Sobre ese desafío que entraña acrecentar lo que se extraiga a la tierra, el mandatario razonó que la canasta básica de alimentos del país tiene como soporte la importación cuyo costo asciende, dijo, a más de 2 mil millones de dólares: “Y cuando nos cuesta más de 2 mil millones de dólares no quiere decir que hoy tendremos más (comida)”, porque se vaticina una crisis alimentaria a nivel planetario, porque por cuenta de la pandemia han disminuido las producciones agropecuarias en el mundo, y a eso se suma la guerra en Europa.

El Jefe de Estado reflexionó que justamente por el contexto mundial, ahora con dos mil millones de dólares pueden ser adquiridos menos alimentos, de los cuales, resaltó el dignatario, hay una parte importante “que se puede hacer en nuestro país”.

Al seguir dibujando el entramado de los actores económicos, Díaz-Canel Bermúdez también hizo mención de los trabajadores por cuenta propia, muchos de los cuales “han pasado a formas superiores, como son las diferentes modalidades de MIPYMES (las micro, pequeñas y medianas empresas)”, al tiempo que “en el sector del cuentapropismo se han quedado un grupo de actividades que son más de oficio, que se pueden hacer a una menor escala de contratación de fuerza de trabajo”.

El Jefe de Estado llamó la atención sobre “otro actor del que nadie habla, y que yo creo que a mi modo de ver es el que más perjudica”: los trabajadores ilegales. “Casi nunca hablamos de eso, y no controlamos”, alertó, porque esos están produciendo o están generando servicios, a veces de no tan buena calidad, y sin pagar impuestos.

“Tenemos que reconocer el papel de un grupo de actores económicos, estatales y no estatales, que en estos tiempos complejos” han puesto a prueba su capacidad de aportar. El dignatario recordó los momentos de la COVID-19, y también de desastres que impactaron la vida nacional, donde “las formas no estatales, y formas estatales fueron a los escenarios y contribuyeron con la población”.

El Presidente dijo tener muchos ejemplos que ha podido constatar personalmente: recordó que los primeros en llegar con merienda para los bomberos que estaban apagando el incendio en la base de supertanqueros en Matanzas fueron trabajadores del sector no estatal. Y dijo: “He visto muchachos jóvenes con cooperativas, o con formas no estatales (MIPYMES), llegar a los barrios de Pinar del Río con colchones, lencería, productos alimentarios para la población afectada por el ciclón; o sea, gestos de esos los estamos viendo cotidianamente”.

“Hay un grupo de aportes que son innegables –dijo el Jefe de Estado-; están las respuestas que han dado los transportistas y toda esa relación que hay de un grupo de entidades en el territorio con escuelas, hospitales, con centros de salud, que también dicen mucho de que allí están el espíritu –sea el actor económico que sea- y los valores del pueblo cubano”.

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista denunció que “nos quieren dividir. En la plataforma de subversión ideológica del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, quieren dividir al sector no estatal del sector estatal. Y no nos podemos dejar dividir. Ellos apuestan a que el sector no estatal, en la misma medida en que tenga más desarrollo, se va a convertir en un sector que se va a oponer a la Revolución. Y nosotros sabemos que eso no va a pasar”.

El tema de los precios abusivos

La actual situación económica “nos genera una dinámica de precios compleja”, afirmó el mandatario, quien, entre otras explicaciones sobre los desafíos en el escenario nacional comentó que “aquí hay de todo: tenemos insuficiencias y cosas buenas en el Estado, y tenemos insuficiencias y cosas malas también en el sector no estatal. Y aquí hay entidades no estatales que tienen precios moderados, no abusivos, pero aquí también hay mucha gente con precios especulativos, porque también se nos han generado unas cadenas de intermediarios que son terribles, y cada intermediario pone un margen”.

Hay intermediarios, apuntó, “que con esos márgenes están ganando más que el productor original del bien o del servicio, y eso no lo podemos permitir”. Díaz-Canel alertó que las soluciones no pueden imponerse “con reglas o con normas”, pues la batalla es un camino de discusión cara a cara, y sin aplicar tábula rasa, sin meter a todo el mundo en el mismo saco.

Hay muchas cosas que discutir –resaltó el mandatario-, “que a veces no las ponemos todas en plena discusión; y el tema no es cerrar, el tema no es liquidar o ir contra un sector o contra otro. Al contrario: lo que tenemos es que resolver estas cosas para que los dos sectores vayan de manera más armoniosa en función del desarrollo del país y del desarrollo de nuestra población”.

En otro momento el Jefe de Estado expresó: “El otro tema es la legalidad: nosotros tenemos que lograr que todo el mundo esté en la legalidad, que todas las formas estatales y no estatales estén en la legalidad”.

La legalidad, dijo, “no significa limitar las cosas, es sencillamente estar en un orden adecuado. La política de la Revolución tiene que ser la misma en todos los sectores”.

Como premisa esencial, el Presidente cubano habló de trabajar en “la construcción de consensos que nos lleven a que tanto la empresa estatal socialista juegue ese papel importante que le toca jugar en la economía cubana, como que los otros actores económicos del sector no estatal también jueguen el papel que les corresponde y al final busquemos más prosperidad para nuestro pueblo y más fortaleza de nuestra Revolución”.

(Tomado de ACN).

Compartir en redes

Noticias de interés