Expertos cubanos perfeccionan diagnóstico cardiofetal

Las fortalezas de la red cardiopediátrica del país y su aporte al diagnóstico de las cardiopatías fetales fueron reconocidas en un encuentro con los especialistas de la zona occidental, realizado en el Palacio del Segundo Cabo, del Centro Histórico de La Habana.

En todas las provincias cubanas se hace diagnóstico prenatal en tres momentos durante el embarazo, y a pesar de la obsolescencia de los equipos con que se realizan estos exámenes se logra diagnosticar la mayoría de las malformaciones y adoptar medidas a tiempo, explicó el doctor Carlos García Guevara, coordinador de la red nacional.

Entre las provincias de la región que mejores resultados lograron durante 2022 y el primer trimestre de este año, el especialista enumeró a Pinar del Río, que logra el 94 % de efectividad en el diagnóstico y La Habana con el 87, seguida de Matanzas.

La eficiencia de esta labor, que tiene una alta repercusión en los resultados de la mortalidad infantil y en general del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) radica esencialmente en la estabilidad y consagración de los ultrasonografistas, cardiopediatras y asesores genéticos, el entrenamiento que sistemáticamente desarrolla el Cardiocentro William Soler y la participación de esos especialistas en el asesoramiento cardiogenético en los diferentes niveles de atención.

Varios galenos expusieron sus experiencias y la coordinadora de la red en la capital, doctora Tania Rosa González, especialista en pediatría y cardiología, explicó la delicada labor de asesoramiento que hacen a las parejas en los casos de diagnóstico de cardiopatías, en los cuales es viable la decisión de los padres de continuar o no el embarazo.

En cualquiera de los dos casos es inevitable adoptar medidas en la familia para minimizar los daños que provoca la interrupción de un embarazo deseado; en caso contrario, se requiere preparación en el hogar para recibir a un niño con ese padecimiento y en los centros de salud para darle seguimiento o realizar hasta algunas cirugías, aseguraron.

La doctora explicó que en La Habana, en el año 2022 nacieron mil 400 niños menos que el año anterior; se diagnosticaron 66 malformaciones cardiacas y el 53 % de las parejas decidió no continuar el embarazo.

En este primer trimestre se diagnosticaron 16 cardiopatías congénitas, en siete de ellas no continuaron el embarazo.

Para este año, informó Tania González se proponen hacer dos talleres con los especialistas, rotaciones de los ultrasonografistas por el cardiocentro e incluir en futuros análisis los resultados de anatomía patológica.

Además se debe mantener la vinculación de los cardiopediatras con los centros territoriales de diagnóstico prenatal, y fortalecer la relación entre estos y los genetistas, algunas de estas medidas se puedan aplicar en otras provincias en aras de perfeccionar la labor de prevención.

(Tomado de ACN).

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias