Mayo, el comienzo del período lluvioso

El Centro del Clima, del Instituto de Meteorología de Cuba, confirmó el inicio en mayo del período lluvioso en el país, aunque aclaró que el proceso no ocurre en forma simultánea en toda la isla.

El comienzo transcurre de manera progresiva, a partir de finales de abril o principios de mayo, desde la porción oriental hacia la región occidental, hasta establecerse a finales de mayo en todo el territorio nacional, explican especialistas de la institución en su Perspectiva climática para el período lluvioso mayo– octubre.

Añaden que en esa etapa se acumula aproximadamente el 74% del total anual de la precipitación, por lo que es habitual que se incremente de forma notable e incluso abundante en ocasiones.

Precisan que sus meses más lluviosos son mayo, junio, septiembre y octubre, siempre en dependencia de la influencia de los sistemas migratorios de la zona tropical, tales como las ondas del este y las bajas tropicales, su interacción con sistemas de latitudes medias y la presencia de ciclones tropicales.

No obstante, aclararon que la actividad ciclónica en el país durante el primer trimestre del actual período generalmente es menor respecto al segundo trimestre, donde se ha observado un mayor dinamismo, sobre todo entre agosto y octubre.

También se producen lluvias asociadas al calentamiento diurno que se acompañan de tormentas eléctricas en ocasiones en mayo y junio, debido a su gradual aumento hacia zonas del interior del país, durante la tarde y primeras horas de la noche.

Alertaron que un rápido calentamiento de las aguas del océano Pacífico ecuatorial ha puesto fin al evento La Niña – Oscilación del Sur (AENOS) 2022- 2023, a pesar de lo cual no todos sus indicadores han retornado a condiciones neutrales.

Comentaron, al respecto, que la circulación atmosférica se ajusta poco a poco a esas condiciones y los modelos consultados prevén que sean neutrales en el océano Pacífico hasta, al menos, el mes de junio.

Por esas razones, señalaron, existen altas probabilidades de que se desarrolle un evento El Niño – Oscilación del Sur (ENOS) a partir de julio próximo, cuya principal influencia está relacionada con la disminución de la actividad ciclónica en el océano Atlántico.

Sin embargo, precisaron que otro aspecto importante tiene que ver con el hecho de que los años ENOS suelen ser muy calurosos.

Pronosticaron que en el trimestre mayo- julio, el período lluvioso se corresponde con la época en que las temperaturas extremas, tanto máximas como mínimas, se incrementan en toda la nación.

En el curso de ese trimestre, los estimados de precipitaciones en occidente son de 449,1 milímetros, de 473,1 en el centro y de 380,9 en el oriente, mientras que las temperaturas máximas oscilarán de 31,7-32,7 grados Celsius, de 31,8-32,8 y de 31,6-32,6 respectivamente.

(Tomado de ACN)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias