Presidente de Cuba defiende derecho del país a escoger su modelo

El Presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, defendió este lunes en la Cumbre de los Pueblos Bruselas-2023 el derecho de la isla a avanzar por su propio camino, sin injerencia foránea.

Manifestamos la convicción de que no bajaremos los brazos ni nos pondremos de rodillas para pedir perdón por defender el derecho a la diferencia, subrayó en el festival político-cultural que cerró la primera jornada del foro de movimientos sociales y fuerzas progresistas europeas, latinoamericanas y caribeñas.

Aplaudido en su llegada al auditorio e interrumpido muchas veces con consignas contra el bloqueo estadounidense y de apoyo a Cuba, el mandatario expresó solidaridad con otros gobiernos y pueblos que también desafían la lógica imperial impuesta por Washington.

En ese sentido, citó a Venezuela, Nicaragua, Brasil, México, Colombia, Bolivia y Honduras y a sus líderes, a Palestina, los saharauis, Puerto Rico y su derecho a la independencia y Argentina en su reclamo de la soberanía de las Malvinas.

Díaz-Canel denunció las agresiones contra la nación antillana, en particular el bloqueo económico, comercial y financiero estadounidense con su alcance extraterritorial, la inclusión en la unilateral lista de países patrocinadores del terrorismo y las campañas de ataques con la manipulación del tema de los derechos humanos.

A propósito del tema de los derechos humanos, aseveró que la isla continuará garantizando el disfrute de los mismos y el marco jurídico necesario, y condenó el doble rasero que esgrimen desde el Norte al abordarlo.

Los que nos acusan son los más grandes violadores de nuestros derechos y de los de otros pueblos, sentenció.

El jefe de Estado cubano resaltó el espacio de resistencia y de lucha que representa la Cumbre de los Pueblos y consideró un honor estar entre sus protagonistas.

De igual manera, agradeció la solidaridad con su país y la urgencia de apostar por un nuevo orden en el que dominen esa postura y la cooperación.

La solidaridad no puede bloquearse como se bloquean los alimentos, las medicinas y los equipos, es un arma indestructible de lucha y un mensaje de paz, expuso.

Al culminar su intervención, el público coreó con vigor «Cuba sí, bloqueo no».

(Tomado de Prensa Latina).

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias