regresar

Una urbe más bella, mejor habitada y multicultural

  • Capitalinas
  • Noticias

Este sábado 18 de noviembre fueron inauguradas algunas de las obras de rehabilitación acometidas por la Dirección de Inversiones de la OHCH, en conjunto con otras dependencias de la propia institución. El recorrido contó con la presencia de Luis Antonio Torres Iríbar, Primer Secretario del Partido en la capital; Yanet Hernández Pérez, Gobernadora de la ciudad; Tamara Placeres, Primera Secretaria del Partido en La Habana Vieja; Perla Rosales, Directora Adjunta de la OHCH; Johanna Aedo, Directora de Inversiones de la Oficina, junto a otros directivos y trabajadores de la institución habanera e invitados y autoridades del Partido y el Gobierno.

El periplo comenzó en la Avenida del Puerto, justo en la esquina de la calle Jústiz, donde quedó inaugurado un espacio al aire libre que sirve de pretexto al caminante para el descanso en su andar y, a la vez, lugar de ornamento y embellecimiento de la parte más antigua de la urbe. Se trata de un parque caracterizado por jardines verticales que ha ido sembrando la Oficina en distintos sitios del Centro Histórico. Aquí participó el Grupo “Uno más verde. Arquitectura y paisajismo” que se combinará con el proyecto, en el edificio colindante, gestionado por el jazzista cubano César López, que pretende regalar en el territorio buena música cubana y universal.

Este bello lugar fue posible gracias a la colaboración de la ONG CARE, con financiamiento de EMINENTE, Ron de Cuba, en el marco del proyecto de Cooperación Internacional “Habana Verde Vertical: Hacia una ciudad sostenible y ecológica promoviendo jardines verticales en el Centro Histórico de La Habana Vieja”.

No podía faltar la entrega de viviendas para familias que se encontraban en situaciones complicadas de alojamiento y que ahora habitarán apartamentos renovados y de gran confort. Un total de 13 viviendas fueron entregadas en un edificio de altos valores históricos y patrimoniales, el antiguo Palacio del Marqués de la Real Proclamación (Cuba 653, e/Luz y Acosta), y 11 fueron otorgadas en el inmueble ubicado en Obispo 202. Ambos fueron posible también gracias al Fondo Saudita para el Desarrollo.

Entre las personas agradecidas se encontraban una joven habanera y sus cuatro hijos, varios adultos mayores, quienes reconocieron el ejemplo, dedicación y legado del eterno Historiador de la Ciudad de La Habana, que defendió siempre esta idea de mantener un Centro Histórico vivo, habitado.

Se dio por terminada, y así se pudo constatar, la primera etapa de la restauración de uno de los edificios emblemáticos de la Plaza Vieja, el Palacio del Conde de Jaruco. Ahí radica desde ya la sede de la Dirección de Gestión Cultural de la OHCH y su Espacio de Desarrollo Cultural Comunitario. Esta obra ha contado con el apoyo de Elankidetza – Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo, y el Ayuntamiento de Bilbao, a través de Kultura, Communication y Desarrollo KCD-ONGD.

Como declaró Johanna Aedo en una entrevista, “en Conde de Jaruco aplicaremos una estrategia similar a la empleada en el Capitolio y en otras restauraciones, que es darle valor de uso al inmueble en la misma medida en que vamos terminando los objetos de obra. Por eso, con casi el 40 % del Palacio listo y la totalidad de su cubierta, comenzarán a laborar allí varios especialistas, entre ellos los hacedores de la vida cultural de la Oficina”.

Para beneplácito de toda la familia, ya quedó reabierto el Acuarium del Centro Histórico – posible también gracias al Fondo Saudita para el Desarrollo –. Con un nuevo concepto museográfico, en este emblemático lugar – un sueño siempre acariciado por Eusebio Leal – se exhiben ejemplares de la fauna marina cubana y se muestra la relación que existe entre los ecosistemas de agua dulce y los marinos, así como la necesidad del cuidado y conservación de ambos, según explicaron los especialistas.

Un momento especial del recorrido fue la visita a la exposición “Antonio Maceo: de campañas y otras contiendas”, que se exhibe en el Museo de la Ciudad, Antiguo Palacio de los Capitanes Generales, contentiva de numerosos objetos de uso personal del Titán de Bronce, que se muestran junto con los retratos más famosos realizados al patriota.

Por último, lugar para cultivar el espíritu y nutrirnos de arte: la Casa Vitier-García Marruz, donde fue decisiva la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), a través del Programa de Participación y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) por medio del Proyecto GEPAC.

Ubicado en San Ignacio no.104, entre Obispo y O´Reilly, frente al Colegio San Gerónimo de La Habana, este nuevo centro cultural está inmerso en lo que se conoce como el Corredor de San Ignacio – también remozado – y tiene como principal propósito homenajear el quehacer intelectual de una familia de profundas raíces en la identidad nacional. Sala de concierto, biblioteca especializada, espacios para talleres y conferencias, entre otras iniciativas, forman parte de este nuevo templo de sabiduría y conocimiento.

Estas han sido jornadas de celebración para todos los cubanos cuando la capital arriba a un nuevo aniversario, el 504. La OHCH sigue en su afán de seguir “construyendo” y “haciendo” para que esta sea una urbe más bella, mejor habitada y multicultural, como siempre fue soñada por el eterno Historiador de La Habana, Doctor Eusebio Leal Spengler.

(Tomado del Portal del Ciudadano de La Habana)

Compartir en redes

Noticias de interés