Varios ejemplos de actividad privada de la actualidad están vinculadas con la producción y comercialización de vinos, como los que aporta hoy una empresa particular calificada por expertos de realce.

Ese es el caso de la creciente calidad de sus vinos, aportada por la micro, mediana y pequeña empresa (Mypime) cubana Vinos Molina S.R.L., que notificó este lunes aspirar a comercializar sus producciones fuera de fronteras, afirmó uno de los productores, en entendido José Osvaldo Molina (son nueve integrantes de la iniciativa).

El negocio familiar, que involucra desde hace dos años a integrantes de tres generaciones, elabora vinos y licores mediante la fermentación de mieles y otras frutas autóctonas de Cuba, como almendra, guayaba, marañón, ciruela china, jengibre, carambola, pera cubana, tamarindo y caña.

Molina explicó que la calidad de sus bebidas crece, y hoy es tan alta que no tiene nada que envidiar a otras marcas de compañías nacionales o extranjeras reconocidas internacionalmente.

En la actualidad, aseguró, producen tres mil 500 botellas mensuales, y desde julio comercializan unas dos mil mensuales.

También expenden la marca de vinos Rancho Molina a la Empresa Apícola Cubana (Apicuba), y a varios centros culturales de Artex S.A. como El Submarino Amarillo, La Herradura, el Club de Fontanar El Hangar, La Tropical, y en bodegas de Habana del Este y Campo Florido.

Reseñó que trabajan con un molino alegórico al apellido de la familia, diseñado por su esposa de origen ruso, Antonina Trofimova, en proceso de registro por la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI). En la actualidad esa empresa avanza en la contratación con las sucursales de la Corporación Cimex S.A. en Habana del Este, y la Empresa Comercial Caracol S.A. (Sucursal Playa).

La pequeña empresa cubana, que se oficializó como forma de gestión económica no estatal en 2021, era desde mucho antes (2015) una firma de trabajador por cuenta propia (TCP).

En estos momentos, apuntó, la empresa recibe el endulzante principal de la productora Mieles Torres S.R.L. una mypime de la occidental provincia cubana de Matanzas que les garantiza ese producto, y la capsula termo retráctil de la botella, la cual se la expende Apicuba.

Según Noel Morales, presidente de la Coordinadora Nacional de Vinicultores en Cuba, en el país existen 714 vinicultores privados agrupados en 32 clubes, cuyo interés radica en incrementar la cultura vinícola.

El vino de miel es una bebida elaborada desde hace muchos años, y en la actualidad, se produce considerablemente en los Estados Unidos, Argentina, Colombia, Costa Rica, México, Japón, y varios países de Europa como España, Francia e Italia.

La hidromiel o aguamiel es una de las primeras bebidas proveniente de la fermentación alcohólica de la miel diluida en agua y surgió aproximadamente hace unos ocho mil años, muy consumida por los vikingos, recordaron esos expertos.

Según Mc Conell y Schwarmm (1996), el vino de miel se puede clasificar por su fuente de elaboración, y si es desarrollado únicamente de miel o se le agrega vino o jugo de alguna fruta o alguna especie por lo que puede ser seco, dulce, cyser, pyment, melomelo y metheglin, concluyeron.

(Tomado de Prensa Latina)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *