Palacio de Convenciones, memoria viva de los eventos en Cuba (I)

Si se habla de espacios en Cuba testigos de los mayores acontecimientos en el país uno de ellos es, sin dudas, el Palacio de Convenciones de La Habana (Palco).

La arrancada del Palacio no pudo ser más activa, dado que su inauguración, el 3 de septiembre de 1979, fue con la celebración de la VI Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, que comenzó ese día.

Gestado por idea del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz; Celia Sánchez Manduley, heroína de la Revolución; y los Comandantes de la Revolución Juan Almeida Bosque, Ramiro Valdés Menéndez y Guillermo García Frías, ese sitio arriba a sus 43 años de existencia.

A más de cuatro décadas de creado continúa siendo memoria viva de eventos donde se toman y exponen las decisiones más importantes de la vida política, cultural, deportiva, científica, jurídica y económica de la mayor de las Antillas, y es escenario para que países del resto del mundo compartan sus conocimientos con esta nación caribeña.

Del gran coloso habanero que resulta Palco lo más preciado es su capital humano, pues combina juventud con experiencia para garantizar en sus instalaciones y eventos el confort y orden que los caracteriza.

La primera generación de Palacio

De los 43 septiembres que acumula el Palacio de Convenciones de La Habana, a Zósima López Ruiz le corresponden 41 en su hoja de servicios como organizadora profesional de congresos, desde la etapa inicial de diseño y concepción, hasta su culminación.

Ella cuenta que llegó a finales de 1981 porque la entidad necesitaba de personal graduado en lenguas extranjeras para trabajar como Oficial de Sala en la 68 Conferencia de la Unión Interparlamentaria (UIP).

De su currículo en Palco confesó que la quinta edición del Congreso Pedagogía 1997 le marcó la vida, por su volumen, magnitud, complejidad en la organización y logística, ya que sobrepasó los seis mil participantes extranjeros.

“Pedagogía 1997 demandó cambios respecto al alojamiento y a la transportación en la capital, en ese período las capacidades reales de ocupación eran inferiores a las actuales y hubo que desviar hacia hoteles de las afueras de la ciudad a visitantes de Turismo Convencional”, recuerda.

Comentó que el Teatro Karl Marx, con una capacidad de cinco mil personas, no alcanzaba para la inauguración oficial, por lo cual subcontrataron el Círculo Social Obrero Cristino Naranjo (contiguo al teatro), para que quienes no podían acceder al lugar presenciaran a través de pantallas la ceremonia, que contó con la presencia de Fidel.

López Ruiz considera a Palco la escuela ideal si de organización de eventos se trata, y recomienda a las nuevas generaciones de la entidad formarse en la doctrina del saber-hacer para aportar y aplicar herramientas con fundamento científico como profesionales actualizados, competentes y responsables.

“El Palacio de Convenciones es mi gran casa y escuela formadora, y agradezco a este gran colectivo de trabajadores, con quienes he compartido mi vida, errores y aciertos”, sentenció.

Clara Jaimes, una vida entera dedicada a Palco

Clara Jaimes vio crecer los cimientos del Palacio de Convenciones cuando en 1978 esa institución apenas existía y ella no alcanzaba aún los 40 años de edad.

Ahora, cuando ya le ha dado 84 vueltas al sol, contó a la Agencia Cubana de Noticias cómo ha sido llegar a este aniversario 43 en un lugar líder en la organización de eventos a nivel nacional y regional.

Desde que comenzó sus labores en Palacio Clara realiza la misma función: “Soy jefa de brigada de limpieza y en esa plaza atendí en los inicios todos los despachos, junto a cuatro compañeras más.

“Trabajábamos a la par y aunque ahora quedamos solo dos para encargarnos de la limpieza de la mitad de la instalación, nos sentimos bien”, agregó.

Para Jaimes el mayor honor de su paso por Palco es haber trabajado con el Comandante en Jefe y conocer a todos los presidentes del mundo que estuvieron en sus salas.

“Todavía conservo una foto que dice «Para Clarita Jaimes, cariñosamente, Fidel Castro» y eso para mí tiene un valor increíble”, subrayó.

A los pinos nuevos Jaimes aconseja honestidad ante todo y poner mucho amor en cada tarea, pues para ella la generación que hoy llena cada rincón del Palacio no solo llega para aportar ideas novedosas, sino que constituye también el relevo de quienes vieron nacer a tan emblemático sitio.

(Tomado de ACN)

Compartir en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

I+D+I = BioCubaFarma

Pareciera una ecuación matemática, pero la suma de la Investigación, el Desarrollo y la Innovación

Compartir en redes